Noja, un encantador pueblo costero situado en la costa de Cantabria, en el norte de España, es un destino turístico popular para aquellos que buscan sol, playa y naturaleza. Con kilómetros de playas de arena dorada y aguas cristalinas, como la Playa de Ris y la Playa de Trengandín, Noja ofrece un entorno idílico para relajarse, tomar el sol y disfrutar de refrescantes baños en el mar. Además de sus hermosas playas, Noja cuenta con un entorno natural excepcional. El municipio se encuentra rodeado por el Parque Natural de las Marismas de Santoña, Victoria y Joyel, un espacio protegido de gran valor ecológico y ornitológico. Los amantes de la naturaleza pueden disfrutar de senderos para caminar y observar aves, así como de hermosos paisajes naturales.

Noja también tiene una rica historia que se puede explorar a través de su patrimonio arquitectónico. La Iglesia de San Pedro, construida en el siglo XVI, es un destacado monumento histórico de la localidad. Además, el Puente Romano y la Torre de los Velasco son otros ejemplos de su legado histórico. En este artículos hablaremos en profundidad de los distintos lugares que ver en Noja en Cantabria.

Las playas de Noja – Playas de arena fina y agua cristalina

Las playas de Noja reciben a miles de turistas cada año debido a su gran calidad. Además, se realizan numerosos deportes acuáticos, como el surf, uno de los deportes con más adeptos en los últimos años. Las dos playas más importantes de Noja son la playa de Ris y la playa de Trendangín.

La playa de Ris, de unos 2 kilómetros de longitud, es famosa en la localidad de Noja debido las islas que posee enfrente de ella. Varias islas son accesibles en bajamar. La isla más famosa y más grande es la isla de San Pedruco, que cuenta con los restos de una pequeña ermita. Es la playa principal para la práctica del surf en Noja, al igual que lo es la playa de los Locos en Suances. Posee una orientación que forma amplias pendientes, perfectas en días de viento sur para la formación de grandes olas.

La playa de Trengandín, con sus casi 4 kilómetros de longitud, se sitúa entre las playas más grandes de Cantabria. En la bajamar, unas rocas negras aparecen en la orilla, las cuales, contrastan sobremanera con la blancura de la arena de esta playa. De agua muy cristalina, es perfecta para la practica del snorkel y el buceo entre las rocas y pequeñas piscinas naturales. La segunda playa que ver en Noja.

La iglesia de San Pedro

La Iglesia de San Pedro se construyó en el Siglo XVI sobre los restos de un monasterio. Se encuentra en la parte más elevada de Noja. Destaca por su torre barroca, su retablo del altar mayor y sus bellas capillas. Desde la Iglesia, al estar situada en la zona más alta de la villa, tendremos una de las mejores vistas de todo el mar Cantábrico. Es por ello, que la visita a la Iglesia es una de las cosas que hacer en Noja.

Al descender de la Iglesia, podremos disfrutar de la gastronomía típica en cualquiera de los bares y restaurantes del centro histórico. El casco antiguo tiene varios edificios emblemáticos que veremos a continuación.

Otros edificios emblemáticos y lugares que ver en Noja

Además de los lugares antes mencionados, existen otros muchos edificios emblemáticos que merece la pena visitar en la localidad cántabra de Noja. Si viajas a este lugar, te recomendamos conocer estos palacios, así como el icónico puente de Helgueras de Noja.

  • Palacio de Castañeda-Quintana y el palacete de los Velascos: Situados en una plaza cercana a la Iglesia de San Pedro.
  • Palacio del Marques de Albaicín: Empleado como Casa de la Cultura de Noja, forma un interesante conjunto con las casas de los Garnica y con la casa del Carmen
  • Puente de Helgueras: Se trata de un puente «romano» de creación reciente que atraviesa las marismas. Estas marismas poseen un gran interés cultural, a nivel de flora y fauna.

Marismas de Joyel

Entre las localidades de Isla y Soano, en las inmediaciones de Noja se encuentran las marismas de Joyel, las cuales forman parte del Parque Natural de las Marismas de Santoña, Victoria y Joyel. Se trata de un espacio natural protegido, para pasear o montar en bicicleta. Las Marismas de Joyel, ubicadas en Noja, Cantabria, son un impresionante espacio natural protegido que ofrece una experiencia única para los amantes de la naturaleza.

Las marismas se extienden a lo largo de una vasta área y están compuestas por estuarios, marismas interiores y marismas costeras. El paisaje está dominado por la presencia del río Joyel, que fluye hacia el mar y crea un entorno acuático diverso. Este ecosistema es el hogar de una rica avifauna, con numerosas especies de aves migratorias y residentes. Puedes observar garzas, garcetas, águilas pescadoras, cigüeñas, flamencos y muchas otras aves acuáticas en su hábitat natural. Además, las marismas también albergan una gran variedad de peces, crustáceos y moluscos.