En este momento estás viendo Que ver en Pals y alrededores

Que ver en Pals y alrededores

La Costa Brava es uno de los lugares turísticos más importantes del mar mediterráneo, una franja litoral de más de 200 kilómetros que se extiende desde Blanes hasta Portbou en la provincia de Girona, y, que limita con la denominada Costa Vermella en el norte, y, con la singular costa del Maresme en el sur. El origen del término Costa Brava hace referencia al escarpado paisaje de sus 200 kilómetros, una costa abrupta y rocosa que ha traído desde hace decenas de años multitud de turistas a sus cientos de playas, paisajes y pueblos.

En este caso, hablaremos de Pals, uno de los pueblos medievales con más encanto de la costa brava. Pals es una pintoresca villa de calles empedradas con un casco antiguo de origen gótico, con una llamativa oferta gastronómica sustentada en el famoso arroz de Pals, y, con una enorme oferta de ocio basada en los deportes acuáticos, o, el golf con campos como el del Hotel Terraverda.

En esta entrada haremos un repaso de todos estos lugares y actividades que ver en Pals, y, mostraremos algunas de las posibles excursiones que realizar por los alrededores.

Casco histórico de Pals

La villa medieval de Pals es uno de los atractivos turísticos principales de la comarca del Empordà, gracias al ambiente medieval que se respira entre sus calles empedradas y sus edificios góticos. El pueblo de Pals se divide en dos zonas, con un casco histórico denominado el Pedró, y, una zona moderna llamada Samària.

El barrio del Pedrò, casco histórico de la villa, está situado sobre un pequeño cerro, y, fue declarado conjunto histórico-artístico en el año 1973. El barrio está formado por un conjunto de calles adoquinadas en las que perderse, bordeadas de hermosos edificios de estilo gótico muy cuidados, ascendiendo hasta el punto más alto de la localidad, donde se encuentra la iglesia, los restos de las murallas, y, la torre de les Hores, torre del Homenaje, y, el último vestigio del castillo medieval que se levantaba en este lugar.

La torre, de estilo románico y planta circular, mide unos 15 metros de altura, siendo una de las referencias más destacadas del pueblo, al situarse en el punto más alto de la localidad. Asimismo, merece la pena detenerse en las verjas de hierro forjado, las veletas, los rincones ajardinados y los detalles pintorescos de esta villa de la costa brava gironesa al pasear por su entramado de calles.

Mirador Josep Pla

El mirador Josep Pla ofrece uno de los paisajes panorámicos más destacados que ver en Pals. Las vistas desde este mirador permiten contemplar los grandes campos de arroz de Pals, la playa de la localidad, el serpenteante curso del río Ter, las imponentes montañas de Montgrí, los Pirineos, y, los pueblos medievales de las inmediaciones, con Peratallada, Palau-sator o Sant Feliu de Boada.

El mirador se encuentra en la parte más alta del casco histórico de Pals, junto a la iglesia de Sant Pere. El mirador está dedicado al excelso escritor Josep Pal i Casadevall, afamado literario catalán, calificado por muchos como el escritor en prosa más notable de la literatura catalana contemporánea. Entre sus obras más destacadas está «El Cuaderno Gris», «Cadaqués», «El vent de garbí» o «El carrer estret».

Arroz de Pals

Como hemos comentado, desde el mirador Josep Pla se pueden observar los inmensos arrozales de Pals, que se sitúan en todas las direcciones y que ofrecen una majestuosa imagen de la comarca. El arroz de Pals es uno de los productos estrella de este lugar, cuyo cultivo fue iniciado en el Siglo XV por los árabes, al ofrecer unas condiciones climatológicas y geográficas ideales para el cultivo de este cereal.

El arroz de Pals pertenece a la marca de garantía de «Productos del Empordà», que reconoce a los productos producidos y/o elaborados en esta comarca. Además del arroz de Pals, otros productos adheridos a esta marca de garantía son la cebolla de Figueres, la Butifarra dulce, la gamba de Palamós, la manzana rellena de Vilabertran, o, los Buñuelos del Empordà.

Playa de Pals

La playa de Pals es un enorme arenal de más de 2,5 kilómetros situado a escasos 10 minutos en coche del centro histórico de la villa, siendo una de las playas más reconocidas de toda la costa Brava. Este lugar de ensueño, con aguas cristalinas y dunas de fina arena destaca por situarse en un marco de pinares y naturaleza único, siendo el lugar perfecto para desconectar, pudiendo contemplar la belleza de la costa. Esta playa ofrece también uno de los mejores atardeceres que ver en Pals, contemplando un cielo muy colorido en un espacio perfecto para reposar.

La playa de Pals se sitúa dentro del Parque Natural del Montgrí, con un sinfín de rutas de senderismo en las inmediaciones. Asimismo, la playa se divide en dos zonas, una más natural y salvaje en la que poder gozar de la tranquilidad y belleza, y, otra más urbanizada, en la que disfrutar de todo tipo de servicios, como actividades de ocio, restauración, etc.

Golf y otras actividades de ocio

La costa brava es famosa también por las múltiples actividades de ocio deportivo que se ofertan. Entre las actividades más llamativas y practicadas en esta zona destaca el golf, con modernos espacios como el situado en Empordà Golf, con dos campos, Empordà Links y Empordà Forest de 18 hoyos.

Por otro lado, las actividades acuáticas gozan también de fama en esta comarca bañada por el río Ter, con submarinismo, kayaks, surf, windsurf, motos de agua, etc. Todas estas actividades se pueden contratar en cualquiera de las empresas de ocio y tiempo libre de la zona, o, practicar de manera autónoma si se dispone del equipo necesario.

Ciudad íbera de Ullastret

La ciudad íbera de Ullastret es un yacimiento arqueológico situado en las cercanías del pueblo, siendo uno de los lugares imprescindibles que ver en Pals. Este yacimiento, situado en el monte de Sant Andreu, es el mayor núcleo urbano íbero de Cataluña, que se cree que fue la capital de una tribu íbera conocida como «indiketes«, entre los siglos VI y II a. C., antes de la llegada del Imperio Romano.

La visita al poblado, en el que se pueden ver varias casas, templos y calles, así como las murallas, se complementa con la visita al museo de arqueología de Cataluña – Ullastret. Este museo cuenta con la exposición de los principales objetos de los yacimientos principales, entre los que destaca un vaso con caballos, varias máscaras de terracota, un cráneo, o, una carta ibérica sobre plomo.