En este momento estás viendo Qué ver en Córdoba en 3 días

Qué ver en Córdoba en 3 días

Córdoba es una de las ciudades más importantes de Andalucía, capital de la provincia homónima, es la tercera urbe más poblada y grande de esta Comunidad Autónoma, tras Sevilla y Málaga. En esta cuna de la belleza, existen numerosos lugares que ver en Córdoba, por lo que será necesaria pasar unos días alojándose para poder disfrutar de todos los rincones que esconde. Existen diferentes zonas en las que dormir en Córdoba durante el viaje, destacando la zona más céntrica de la Judería, como hace este blog especializado en alojamientos en España y el mundo.

Antes de comenzar a mostrar los lugares que ver en Córdoba, debemos hacer un pequeño resumen histórico de la ciudad. Córdoba fue fundada por los cartagineses en el año 169 a.C., siendo una localización estratégica de gran valor durante las guerras púnicas. En aquellos tiempos, tras ser ocupada por Claudio Marcelo, se formó la Corduba romana. La importancia de esta ciudad en época romana fue enorme. Se convirtió en capital de la Bética, y, era una de las ciudades más pobladas de la época en la Península. Entre los Siglos V y VIII estuvo en poder de los Visigodos, los cuáles le dieron los primeros rasgos cristianos, pero, a partir del año 711, cuando fue tomada por los musulmanes, y, hasta el año 1236, con la Reconquista de los Reyes Católicos, estuvo dominada por los musulmanes, siendo una de las ciudades que más recuerdos guardan de aquella época en España.

Por esta historia, la ciudad es uno de los lugares imprescindibles que ver en nuestro viaje por Andalucía, con un sinfín de rincones que visitar en 3 días en Córdoba. A continuación, mostraremos un repaso de los principales monumentos, edificios y localizaciones que ver en Córdoba.

La Mezquita-Catedral de Córdoba

La Mezquita-Catedral de Córdoba es el lugar más emblemático y reconocido que ver en Córdoba. Esta construcción, iniciada en el año 785 por Abderramán I, y, acabada en el año 987 con su tercera ampliación por Almanzor, es uno de los mayores legados arquitectónicos de los musulmanes de todo Occidente. Cabe señalar que en el año 1523 se produjo otra modificación de la edificación, con la construcción de la Catedral en el interior de la Mezquita, ordenada por el obispo Manrique.

La superficie que ocupa la Mezquita de Córdoba es de 24.000 metros cuadrados, siendo una de las mezquitas más grandes y reconocidas del mundo. Una de las particularidades únicas de esta mezquita es que no mira hacia La Meca, si no que mira hacia el sureste, en dirección a la Mezquita de Damasco, patria de los omeyas, cuyo último superviviente fue Abderramán I.

El exterior de la mezquita destaca por sus muros de cantería rematados con almenas, asemejándose a una fortaleza, aspecto que se resalta gracias a su enorme torre campanario de estilo barroco, que utiliza la estructura del antiguo minarete del año 951, y, reconstruido a lo largo del Siglo XVII. Esta enorme torre está flanqueada por la puerta del Perdón, construida en el Siglo XIV en estilo mudéjar. Tras acceder por esta puerta, o, por cualquiera de las otras puertas de esta zona, como la puerta de Palacio, la del Caño Gordo, la de la Leche o la de Santa Catalina, se llega al patio de los Naranjos, uno de los lugares más llamativos de la construcción.

Interior de la Mezquita-Catedral de Córdoba

El patio de los Naranjos de la Mezquita de Córdoba es un lugar para el descanso y la paz, con vistosas fuentes, y, la tupida vegetación que se puede encontrar en él. Se trata del lugar dedicado a las abluciones rituales, y, la entrada al templo. El interior del templo destaca por la sala de las oraciones, cuyo conjunto de veintitrés naves, sostenidas por centenares de columnas con arcos de herradura de medio punto ofrece una sensación de infinito y grandeza. La alternativa cromática de las dovelas de piedra clara y de ladrillo rojo dan como resultado esta auténtica obra magna de la arquitectura.

En el centro del bosque de columna se encuentra la Catedral cristiana, que, como hemos mencionado, fue construida a lo largo del año 1523. Esta zona reúne estilos góticos, renacentistas y barrocos, destacando el importante coro, con sillares de caoba dominicana tallados a mano. Otra de las zonas imprescindibles que ver en la Mezquita-Catedral de Córdoba es la cúpula de la maqsura, celda de oraciones del califa, y, el muro de la qibla, junto al mihrab.

Alcázar de los Reyes Cristianos

El Alcázar de los Reyes Católicos es otro de los lugares imprescindibles que ver en Córdoba. Este majestuoso alcázar, construido en el año 1328 por Alfonso XI fue probablemente un antiguo fuerte árabe. Se trata de un notable ejemplo de la arquitectura militar cristiana de la Edad Media. El edificio posee una planta cuadrada, con sólidos muros y tres torres, la de Los Leones, la de la Alianza y la del Río, que se elevan sobre la estructura principal. En el interior del edificio se debe destacar el impresionante Salón de los mosaicos, con valioso mosaicos romanos.

No obstante, la parte más destacada del Alcázar de los Reyes Católicos son sus indescriptibles jardines, con patios embellecidos con árboles frutales, flores, estanques, acequias, fuentes y surtidores. Un espectáculo único de agua, sonido y luz que se acrecienta en «las Noches mágicas en el Alcázar». Además de residencia de los Reyes Católicos, el alcázar cordobés albergó la sede de la Santa Inquisición, fue cárcel municipal, tanto civil como militar.

Medina Azahara

El ciudad de Medina-Azahara, situada a 8 kilómetros de la ciudad de Córdoba, fue una ciudad palaciega que se edificó en el año 931 por parte de Abderramán III, el primer califa de Córdoba, en homenaje a Zahara, su esposa favorita. Las ruinas de la conocida «Ciudad de la flor», que tardó 25 años en ser construida, y, que fue destruida en 1010 por los bereberes, sirven para hacerse una idea de la magnificencia del lugar.

Destaca sobremanera el salón de Abderramán III, o, salón Rico, cuyos restos, formados por arcos de herradura sobre columnas de mármol gris y azulado, informan de su gran suntuosidad. Los motivos vegetales y geométricos destacan tallados en la piedra. Asimismo, otros lugares destacados, como los jardines, el gran pórtico o las distintas casas poseen un enorme valor histórico y arquitectónico.

Barrio de la Judería

El barrio de la Judería, es uno de los barrios con más encanto para pasear por Córdoba, con su entramado de calles blancas. Este barrio, que conserva su aire medieval, es uno de los barrios judíos más importantes de España, gracias a la tolerancia religiosa de la mayoría de los emires y califas de la época. Los judíos, refugiados de los reinos visigodos, ayudaron a Córdoba a ser una de las ciudades más cultas y grandes de la Europa medieval durante varias generaciones.

El edificio más representativo del barrio judío de Córdoba es la Sinagoga. La sinagoga fue construida en el año 1315, y, junto a las dos sinagogas de Toledo, las últimas sinagogas que se conservan en España. El edificio posee una planta cuadrada y está decorado con yesería de estilo mudéjar, dejando patente la gran convivencia entre las comunidades en esta ciudad.

Puente romano de Córdoba

El puente romano de Córdoba es uno de los puentes más llamativos de toda España, siendo durante siglos la única entrada por el sur a la ciudad, atravesando la histórica puerta del Puente. Este puente, construido durante la época de Augusto, mide 240 metros de largo y 6,5 metros de ancho, contando con dieciséis arcos en la actualidad. Cabe mencionar que únicamente se conservan los sillares y algunos arcos de la época romana, estando fielmente restaurado.

En el extremo opuesto del puente está la torre de la Calahorra, conocida como la torre del castillo libre. Se trata de una antigua fortaleza musulmana, reconstruida en 1369, que cuenta actualmente con el museo Vivo de al-Ándalus, que explica de un modo muy ameno la convivencia entre las diferentes culturas y religiones, la musulmana, la cristiana y la judía. Este torre ofrece una de las mejores vistas que ver en Córdoba, con el puente, el río y la Mezquita-Catedral como marco de fondo

Otros lugares que ver en Córdoba

Como vemos, los rincones que ver en Córdoba son prácticamente infinitos. Por ello, haremos un breve resumen de algunos lugares más que ver en esta turística ciudad de Andalucía.

Cristo de los faroles

La plaza de los Dolores, conocida también como la plaza de los Capuchinos, al estar junto al convento de los Capuchinos es otro de los rincones con más encanto que visitar en Córdoba. En esta plaza podemos encontrar el popular Cristo de los Faroles, una llamativa cruz del Cristo crucificado, rodeada de dos grupos de cuatro grandes farolas, y, con dos llamativos clavos en los pies. Esta imagen es objeto de peregrinación desde toda la península, y, de vigilias que llegan a durar toda la noche.

Patios cordobeses

Que-ver-en-Cordoba-Patio-cordobes

Los patios cordobeses son otro de los atractivos turísticos más importantes de esta ciudad andaluza. Se trata de un elemento característico de la ciudad, contando con el popular Festival de los Patios Cordobeses, celebrado desde 1921, y, que desde 2012 es Patrimonio de la Humanidad. Cualquier casa que se precie en Córdoba debe tener su patio en el interior, decorado con arquerías, y, con multitud de flores.

Palacio de Viana

El Palacio de Viana es un palacio-museo, construido durante el Siglo XV, y, que ha sufrido diferentes ampliaciones en los siglos siguientes. Este llamativo palacio cuenta con nada menos que 12 patios cordobeses, unidos a través de galerías, con una diversidad únicas de estilos, plantas y composiciones. Además, posee una interesante colección histórica en el interior del edificio, distribuyéndose en diferentes plantas y salones.

Plaza de las Correderas

Que ver en Córdoba - Plaza de las Correderias

La plaza de las Correderas es una plaza porticada rectangular, reformada durante el último tercio del siglo XVII. Se trata de la única plaza mayor de toda Andalucía con forma clásica castellana, situándose en pleno centro de la ciudad. La plaza, de más de 5.000 metros cuadrados, es uno de los lugares con más ambiente de la ciudad, siendo ideal para realizar una parada en nuestro viaje turístico para visitar Córdoba.

Museo Arqueológico de Córdoba

El museo arqueológico provincial, situado en el Palacio Renacentista de Jerónimo Páez, es uno de los principales museos que visitar en Córdoba, En su interior cuenta con una importante colección de piezas prehistóricas, íberas, romanas y árabes. Destaca entre todas ellas un león ibérico de Nueva Carteya, una estatua del dios Mithra, un busto de bronce el emperador Comodo, y, un cervatillo de bronce que procede de Medina Azahara. Otros museos destacados son el museo taurino, el museo de Bellas Artes, la casa de Sefarad o la Casa Andalusí.