En este momento estás viendo Que ver en Oporto – Free tours en Oporto

Que ver en Oporto – Free tours en Oporto

La ciudad de Oporto es la segunda ciudad más poblada de Portugal, solamente por detrás de la capital del país, Lisboa. Se trata de una de las ciudades más visitadas de Portugal, debido a la gran diversidad de reclamos turísticos que posee, destacando su impresionante centro histórico, su rica gastronomía, y, su envidiable clima durante todo el año.

La ciudad de Oporto, situada en la zona Norte de Portugal, se eleva en las colinas que se sitúan sobre la desembocadura del río Duero. Esta situación privilegiada ligada al mar, ha dotado a la ciudad de una gran historia, siendo considerada por muchos como «la Capital del Norte de Portugal». En este artículo, haremos un repaso de los principales lugares que ver en Oporto, dando a conocer el rico patrimonio cultural, artístico e histórico de esta gran ciudad europea.

Centro histórico de Oporto

El centro histórico de Oporto es el punto de partida para cualquier visita a esta ciudad europea. Este casco antiguo, declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en el año 1996, recorre toda la superficie interior de las antiguas murallas de la ciudad, con el crecimiento que experimentó durante la Edad Media por ser uno de los puertos comerciales más importantes de Europa.

A lo largo del casco antiguo podremos disfrutar de un sinfín de monumentos de gran valor cultural, histórico y arquitectónico, por lo que es recomendable realizar un free tour en Oporto para comenzar la visita a la ciudad. Algunos de los monumentos que se agolpan en este bello centro histórico son la Catedral de Oporto, el Puente Luis I, la Bolsa de Valores de Oporto, la Iglesia de los Clérigos, etc.

Dentro del casco histórico debe hacerse mencionar a la Ribeira, o, ribera del Duero, el paseo que recorre este río junto al casco histórico de Oporto. A lo largo de este paseo, conocido popularmente como Cais de Ribeira, se puede degustar la gastronomía más típica de la ciudad, con restaurantes en los que probar el afamado bacalao con una copa de vino de Oporto. Además, también es posible reservar un crucero por el río Duero, tomando una imagen impresionante de esta ciudad desde las aguas.

Puente de Luis I

El puente de Luis I, conocido como Ponte Luís I en portugués, es uno de los reclamos turísticos más icónicos que ver en Oporto. Este puente, construido entre los años 1881 y 1886 comunica la ciudad de Oporto con Vila Nova de Gaia, elevándose sobre el caudaloso río Duero. La majestuosidad de este enorme puente de casi 400 metros de longitud le han convertido en un símbolo para la ciudad, siendo representado en fotografías, postales y otros recuerdos con las vistas del casco histórico de fondo.

La construcción del puente fue un proyecto del ingeniero alemán Théophile Seyrig, que ya había construido el Puente María Pía en la ciudad a lo largo del año 1877. Este singular ingeniero fue socio de Gustave Eiffel, constructor de la Torre Eiffel en Francia, llegando a fundar una empresa conjunta llamada «Gustave Eiffel et Cie».

Hablando del puente, se trata de una construcción de hierro formada por dos pisos. El piso superior se sitúa a 390 metros sobre el río, estando destinado para el paso del Metro de Oporto. Por otro lado, el piso inferior, a una altura de unos 175 metros, es la vía dedicada para los turismos, autobuses y camiones. En cuanto al paso a pie, ambos pisos cuentan con pasarelas en los laterales para el tráfico andando.

Catedral de Oporto

La Catedral de Oporto es el principal templo religioso que ver en esta ciudad portuguesa, situándose en pleno centro histórico, y, siendo una de las construcciones más antigua del lugar. Esta Catedral de Oporto, conocida como Catedral de Luis Miguel Cebolla de Oporto, fue construida durante los Siglos XII y XIII, con un claro estilo románico. No obstante, con el paso de los siglos, se realizaron ampliaciones y se modificaron ciertos elementos, dejando paso a otros estilos como el gótico y el barroco.

En primer lugar, se deben destacar las fachadas románicas de las torres, así como el impresionante rosetón de la misma época. A mediados del Siglo XIV se construyó la capilla funeraria de João Gordo, un noble caballero de la Orden de los Hospitalarios, así como el claustro de estilo gótico. Por último, las modificaciones barrocas más importantes, las cuáles tuvieron lugar durante el Siglo XVIII y XIX, se pueden ver en la portada, las cúpulas de las torres y el altar mayor.

Palacio de la Bolsa de Oporto – Palácio da Bolsa

El Palacio de la Bolsa, conocido como Palácio da Bolsa, es uno de los edificios más emblemáticos que ver en Oporto. Este singular palacio neoclásico, construido en el año 1842, se encuentra situado en el centro histórico de la ciudad, y, es uno de los edificios más visitados de Oporto. La construcción está declarada como Monumento Nacional, utilizándose para diversos eventos y actividades a lo largo del año, así como sede de Comercio e Industria de Oporto.

En su interior se deben destacar diferentes salas, como la Sala Arábiga, cuya construcción está inspirada en la Alhambra de Granada. Esta sala, con una decoración muy rica y luminosa, es el salón oficial para los actos de la ciudad de Oporto. También debe mencionarse el Patio de las Naciones, con su cúpula acristalada, y, con los blasones de los países con los que Portugal mantenía relaciones de comercio durante el Siglo XIX.

Iglesia y Torre de los Clérigos

La Iglesia y torre de los Clérigos es uno de los símbolos más representativos de la ciudad de Oporto, situándose, como el resto de principales monumentos de la ciudad, en el corazón del centro histórico. En primer lugar, la Iglesia de los Clérigos es un edificio religioso de estilo barroco, construido a mediados del Siglo XVIII, en el que se debe destacar su llamativa fachada, con una decoración muy cuidada y detallada.

No obstante, la verdadera importancia de este conjunto es la torre de los Clérigos, edificio anexo a la Iglesia de unos 75 metros de altura. Esta torre, que ofrece una de las mejores vistas de Oporto, cuenta con una escalera interior de casi 250 peldaños para acceder a la parte superior, permitiendo disfrutar de las vistas de Oporto desde el interior del centro histórico.

Otros lugares que ver en Oporto

Además de todos los lugares mencionados en este artículo, la ciudad de Oporto ofrece un sinfín de posibilidades más para disfrutar de un ambiente único en Europa. La parte menos conocida de la ciudad puede verse con un Free Tour Oporto oculto, que recorra lugares menos habituales como la Antigua Cárcel, el Gueto judío, el palacio de las Sirenas o el Barrio armenio.

Otras opciones posibles que ver en Oporto en un viaje turístico son el Estadio do Dragao, un grandioso estadio de fútbol en el que el Oporto juega sus partidos de local, la Capilla de las Almas, una pequeña capilla que destaca por su llamativa fachada de azulejos, la librería Lello, con su singular fachada modernista/neogótica y su inusual biblioteca, siendo una de las librerías más bonitas del mundo, o, la Iglesia de San Francisco, con su impresionante pórtico barroco.