En este momento estás viendo Que ver en Calatañazor – Donde Almanzor perdió el tambor

Que ver en Calatañazor – Donde Almanzor perdió el tambor

Calatañazor es una pequeña localidad situada en la provincia de Soria, un pintoresco caserío que ha preservado todo el encanto de la arquitectura tradicional, con casas de arquitectura tradicional que nos transportan de lleno a la época medieval. El pueblo, conocido por la derrota sufrida por Almanzor en el año 1002 ante las tropas castellanas y leonesas, es conocido popularmente con el dicho «Calatañazor donde Almanzor perdió el tambor».

La rica gastronomía soriana, pudiendo disfrutar de los platos típicos en un restaurante Calatañazor, la atractiva arquitectura medieval del conjunto histórico de la villa, y, los diferentes parajes naturales que hay en las proximidades ofrecen una gran diversidad de lugares imprescindibles que ver en Calatañazor en un día.

El casco histórico de Calatañazor

El conjunto histórico artístico de Calatañazor es el principal recurso turístico del pueblo, formado por un entramado de casas medievales que nos trasladan directamente a la Edad Media. Las fachadas de las casas, las empedradas calles y los soportales de la calle principal sostenidos por columnas de madera son los detalles más llamativos de este pequeño pueblo soriano que no llega al centenar de habitantes, pero, que recibe decenas de miles de personas anualmente.

Las casas medievales de Calatañazor aún conservan sus puertas de cuarterón con antiguos herrajes, los tejados con chimeneas cónicas recubiertas a teja partida, y, cuentan con las calles pavimentadas con cantos rodados. Se trata en definitiva de un paseo por la historia de la España medieval, un recuerdo de la época de los enfrentamientos de cristianos y musulmanes en la península Ibérica.

Fuentona de Muriel

La Fuentona de Muriel es uno de los monumentos naturales más importantes que ver en Calatañazor, un manantial natural del que surge el río Abión, estando considerado uno de los atractivos turísticos más visitados de la zona. Se trata de uno de los 6 monumentos naturales de Castilla y León, situándose en las proximidades de Calatañazor, a escasos 5 kilómetros del pueblo.

La Fuentona está formada por un sinfín de barrancos y desfiladeros de formaciones rocosas que recorren el cauce del río Abión, con un impresionante acuífero del que manan las aguas subterráneas que dan lugar al nacimiento de este río. Por otro lado, en las inmediaciones de «la Fuentona» se pueden apreciar distintos parajeas naturales de gran belleza, como:

  • El Chorro de Despeñaelagua, una cascada con una llamativa caída de agua.
  • La Corbetera, una formación rocosa con una particular forma de semicírculo en la parte más alta, dando el aspecto de una carpa.
  • El Sabinar del Calatañazor, un enorme bosque de sabina albar que rodea toda la zona, y, en el que se puede disfrutar de la fauna y flora autóctona de la zona.

El castillo de Calatañazor

El castillo de Calatañazor, conocido también como el castillo de los Padilla, es una antigua fortaleza de la época medieval que se encuentra en las afueras de la villa. El origen de este castillo se remonta a la época de Al-Andalus, derivado de su nombre árabe «Qalat al-Nasur», que significa el castillo del buitre, o, nido de águilas, recordando al icónico nombre del castillo de los Arryn en la saga de ciencia ficción de Canción de Hielo y Fuego de George RR Martin.

Las ruinas de este castillo del Siglo XV ofrecen una perspectiva única del llamado «Valle de la Sangre», conocido de esta manera por el color que refleja el agua del río Milanos. La tradición popular habla de que a raíz de la batalla librada por cristianos y musulmanes en 1002 durante la Reconquista, las aguas se tiñeron de esta tonalidad con la sangre de los muertos. De hecho, de esta batalla nace el famoso dicho popular «en Calatañazor Almanzor perdió el atambor», o, simplemente, «Calatañazor, donde Almanzor perdió el tambor.»

Iglesias de Calatañazor

El pueblo de Calatañazor posee diferentes iglesias y ermitas de gran importancia histórica, construidas todas ellas durante la Edad Media. En primer lugar, la Iglesia de Nuestra Señora del Castillo es un templo románico del Siglo XII, que destaca por su portada dovelada decorada con bezantes y rosetas. En el interior del templo se puede apreciar un hermoso retablo manierista y barroco del Siglo XVII.

Por otro lado, se debe hablar también de las ermitas románicas de la Soledad y de San Juan Bautista. La primera de ellas presenta una llamativa decoración con rostros negroides esculpidos en los canecillos, mientras que, la de San Juan Bautista, cuenta con elementos constructivos que recuerdan la época musulmana, con algunos detalles decorativos de vegetación.

Cañón del río lobos

El cañón del río Lobos es otro de los recursos naturales que pueden visitarse en las inmediaciones del pueblo de Calatañazor. Se trata de un Parque Natural que recorre el estrecho desfiladero de alta paredes del río Lobos. Partiendo del Puente de los Siete Ojos con sus impresionantes vistas, se puede recorrer los senderos y caminos, entre bosques de pinos, robles, sabinas y enebros.

Esta zona es visitada por amantes de la ornitología y el birding, pudiendo disfrutar de numerosas rapaces en libertad, como el alimoche, el halcón, el búho real, el azor, y, por encima de todas ellas, el águila y el buitre leonado. Las impresionantes alas de estas grandes rapaces recorren los cielos entre los enormes desfiladeros de la zona.

Comer en Calatañazor

La gastronomía de Soria cuenta con una amplia variedad de platos, ofreciendo una experiencia gastronómica única a los visitantes de esta provincia castellana. Por ello, será importante decidir donde comer en Calatañazor para disfrutar de la rica carne de caza, los asados, las migas pastoriles y el resto de platos estrella de esta localidad.

Una visita a Catalañazor no estará completa sin probar las exquisitas migas de pastor, elaboradas con pan, torreznos o chorizos, pimentón, manteca, ajo, y, uvas, como buenas migas sorianas, o, deleitarse con el cordero asado, típico en todo el valle del Duero.